Especial Adicciones

Comer, comer, comer…¿Comer qué?

En el mundo de la alimentación también podemos encontrar adicciones curiosas como las que te platicamos a continuación.

 Existe una adicción a comer comida saludable y esta se llama Ortorexia. Esta obsesión afecta sobre todo a mujeres jóvenes, que desarrollan sus propias reglas alimenticias y se obsesionan por la calidad de la comida, llegando a sentirse culpables cuando incumplen sus propias reglas. Es como ese sentimiento parecido cuando comes un pastel de chocolate pero multiplicado por mil. Estas personas llegan a evitar todo tipo de ‘comida social’ fuera de casa con familiares y amigos por miedo a no poder seguir su dieta. En los casos más severos, en los que se ha excluido de la dieta algunos alimentos básicos, se observa desnutrición, anemia y pérdida de masa ósea.

 

 

 

Otra adicción relacionada a la comedia es la Monofágia, que es la obsesión de comer solo un tipo de comida. En ocasiones nos han preguntado, “si pudieras comer una sola comida en toda tu vida ¿Cuál sería? y resulta difícil pensar en solo comer por ejemplo tacos, o ensalada, o tu comida favorita, porque sería muy cansado, pero para estas personas ni por la mente se les pasaría cambiar su comida de siempre.

 

Y por último les platicamos de una adicción un poco más desagradable, es la coprofagia, consiste en alimentarse habitualmente con las heces, ya sean propias o de otro animal. Es algo común en la naturaleza, aunque no lo hayamos pensado demasiado, y son muchos los insectos coprófagos que sobreviven gracias a esta práctica, como buena parte de los escarabajos, o también las moscas. 

Sin embargo, al pasar a los humanos, tenemos la necesidad de borrar por completo esa imagen de nuestra cabeza.

El rechazo a esta adicción comúnmente se relaciona a el asco que produce consumir algo que huele tan mal y debe saber peor, pero a pesar del olor y el aspecto, hay más razones para que tenga una visión negativa ya que se ha demostrado que el consumo de heces está relacionado con una mayor alteración del sistema digestivo y puede provocar enfermedades como la gastroenteritis o incluso la hepatitis A y B.

 

You may also like

Comments are closed.