Lingüística

¿Ves caras en los objetos? Eso es la Pareidolia

Pareidolia deriva del griego “eidolon”, que quiere decir “figura”, y del prefijo “para”, que significa “junto”. Este término se utiliza en psicología para designar esas ilusiones de la percepción en las que rostros humanos o formas animales parecen dibujarse en las nubes, en los nudos de la madera, en las humedades de un muro o en las salientes y grietas de una roca.

El fenómeno aparece como respuesta automática de nuestro aparato cognitivo cuando la información sensorial es ambigua o insuficiente. Nuestro cerebro, a la caza permanente de relaciones, de categorías, trata de completar la información ausente asimilándola a patrones familiares. De ahí que los nudos en el tronco de un árbol se transfiguren de súbito en el perfil de un hombre narigudo o en la figura de una bruja; y los faros y la parrilla de un vehículo, en una cara humana. 

Existe así mismo una forma auditiva de la pareidolia: ¿quién no escuchó en la infancia “la voz” repetitiva del serrucho mientras se aserraba un listón de madera? ¿Quién no ha creído reconocer palabras de su lengua nativa en la letra de una canción en idioma extranjero? Es común oír el repicar del teléfono mientras nos bañamos, especialmente si estamos a la espera de una llamada. Y con frecuencia oímos que alguien nos llama en medio del ruido indiferenciado de una multitud.

Este fenómeno ha sido ampliamente estudiado y lejos de ser el reflejo de algún problema mental, es un buen síntoma de que nuestras conexiones cerebrales funcionan perfectamente.

You may also like

Comments are closed.